Qué es la neblina de aceite

En la industria de trabajo del metal se utilizan líquidos para metalurgia para enfriar y lubricar la actividad de mecanizado. Estos líquidos garantizan una menor fricción entre la herramienta y la pieza de trabajo. Además, prolongan la vida de la herramienta, se llevan los desechos y protegen las superficies de las piezas de trabajo.

Los líquidos para metalurgia son una mezcla compleja que puede contener aceites minerales y/o sintéticos, aditivos como biocidas y antioxidantes, etc., así como contaminantes como pequeñas partículas metálicas, aceite contaminado y bacterias. Cuando las gotitas de estos líquidos se transportan por el aire, se les llama neblina de aceite.

 

Neblina de aceite y humo de aceite

La neblina de aceite se genera porque los líquidos para metalurgia entran en contacto con herramientas que giran rápidamente (p. ej. procedimientos de fresado y taladrado). Entonces la neblina de aceite se dispersa en el aire.

Además de neblina de aceite, también puede aparecer humo de aceite. Este está formado por gotitas más pequeñas que las de la neblina de aceite. Debido a las elevadas temperaturas de las piezas metálicas durante el mecanizado (p. ej. procedimientos de amolado), los líquidos para metalurgia se calientan en exceso y empiezan a “quemarse” y degradarse.

Las pequeñas gotitas en el aire, con un diámetro de aprox. 1 μ, se llaman neblina de aceite. Todo lo que tenga un diámetro más pequeño, se considera que es humo de aceite.

 

Límite de exposición recomendado para la neblina de aceite

Debido a las diferentes clases de líquidos para metalurgia, en la mayoría de los casos la composición de la neblina es distinta, lo que dificulta tener un solo límite recomendado de exposición. La mayoría de países diferencian entre la neblina de aceite derivada de líquidos para metalurgia miscibles en agua y los basados en aceite mineral.

En EE.UU., la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional ha fijado un límite de exposición permisible (LEP) para aceite mineral de 5,0 mg/m3 (TLV 10h). Y el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional ha recomendado un límite de exposición recomendado (LER) para todos los tipos de líquidos para metalurgia de 5,0 mg/m3 (TLV 10h). En Europa, el IFA (Instituto de Seguridad Ocupacional, conocido anteriormente como BGIA) de Alemania ha fijado el límite en 10 mg/m3 para los líquidos para metalurgia miscibles y no miscibles en agua con un punto de inflamación superior a 100 ºC. El Institut National de Recherche et de Sécurité (INRS) de Francia tiene uno de los límites de exposición recomendados más bajos: 1 mg/m3 de aerosol. Suiza tiene un límite de exposición permisible para aceites minerales pesados con un punto de ebullición de más de 350 ºC de solo 0,2 mg/m3.*

 

Neblina de aceite: peligrosa para el ser humano, las máquinas y el medio ambiente

Numerosos procesos de trabajo del metal generan neblina de aceite, como fresado, torneado, amolado y taladrado. Si los líquidos para metalurgia forman una neblina durante estos procesos, las gotitas más grandes pueden entrar en la nariz y la tráquea y se pueden tragar. Las gotitas más pequeñas se pueden depositar en los pulmones y también causan irritación considerable en los ojos, nariz y garganta. La neblina de aceite y el humo pueden contener incluso partículas de metal con sustancias cancerígenas. Si la neblina se asienta en el suelo de la fábrica, hay un riesgo creciente de resbalarse.

No solo hay un posible efecto negativo en los seres humanos, sino también en la maquinaria. Si la neblina se deposita en las máquinas, estas se pueden dañar a causa de la corrosión. La neblina también puede afectar a la electrónica sensible de las máquinas, lo que puede provocar mayores costes de mantenimiento.

Si las máquinas y el entorno no se mantienen adecuadamente, la neblina de aceite depositada puede crear un riesgo de incendio y el crecimiento de bacterias y hongos pueden provocar incluso problemas higiénicos. ¡Por eso es tan importante la detección, filtración y eliminación efectiva de la neblina de aceite!

 

La cantidad de neblina de aceite

Durante el mecanizado, se produce neblina a causa de la interacción del líquido con las piezas móviles. Cuando el líquido choca contra piezas que se mueven rápidamente, se repele y dispersa en gotitas finas. El estado gaseoso de cualquier líquido se forma cuando las moléculas salen (se evaporan) de la superficie del líquido. La evaporación aumenta con un bajo punto de ebullición del líquido y un aumento de la temperatura de éste. En una emulsión con base de agua, la evaporación incrementará la humedad de la fábrica. La generación de neblinas depende fundamentalmente de:

  • Mayor velocidad de la herramienta = mayor generación de neblina
  • El volumen, caudal y punto de suministro del líquido para metalurgia en el borde de corte
  • Mayor temperatura de la pieza de trabajo = mayor generación de humo de aceite

 

*) Fuente: http://www.hse.gov.uk/research/rrpdf/rr1044.pdf (Capítulo 1.2)

Este sitio web usa cookies para hacer un seguimiento de su comportamiento y para mejorar su experiencia en el sitio.

Siempre podrá borrar las cookies guardadas accediendo a la configuración avanzada de su navegador.

No aceptar cookies Aceptar solo cookies funcionales Aceptar todas las cookies